jueves, 15 de noviembre de 2018

Espisotomías: Complicaciones y rehabilitación de la cicatriz.

¿Qué es una episotomía?

La episotomía es una incisión que realiza el médico en el perineo de la mujer para facilitar la salida del bebé a través de la vagina. Este corte es suturado tras el parto con puntos reabsorbibles.
La episotomía era (y desgraciadamente sigue siendo en algunos hospitales) una práctica médica rutinaria en los partos, pero en estos momentos, diferentes organizaciones y grupos denuncian el uso innecesaria de esta práctica y recomiendan evitarla a menos que sea indispensable.

¿En que casos es necesario que me realicen una episotomía?

Cada vez son más los hospitales que dentro de su protocolo de parto, anuncian que no realizan
episotomía y que el desgarro que se produce se hace en el periné de la mujer de forma natural y solo desvían este desgarro con un corte, si este va a alcanzar el ano. Con esto la episotomía pasa a ser algo que no se hace de rutina.

¿Qué tipos de episotomía suelen realizarse y que problemas posteriores implican?

Las episotomías que se realizan son dos: La episotomía media y la mediolateral.
  • Media: La incisión se realiza recta desde la vagina al ano, permitiendo mayor abertura pero provocando posibles secuelas en el esfinter anal.
  • La incisión mediolateral se realiza en ángulo, desde la vagina en dirección al ano. esta episotomía tarda más en cicatrizar pero es la más usada para evitar daños en el ano.
Las secuelas que implica la episotomía es algo que no recibe la importancia y la atención que se merece y que debemos visibilizar como centro sanitario. El dolor del parto es algo en lo que nos centramos como mujeres, logicamente por el miedo que nos provocan las experiencias de otras mujeres, a las posibles complicaciones, el propio miedo a lo desconocido (o a lo ya conocido) y la inseguridad de no saber si podremos soportarlo pero, el dolor que experimentan las mujeres tras el parto con la episotomía es según ellas mismas comentan, peor que los dolores de parto ya que es una situación que en muchos casos no desaparece y que unido a la crianza del bebé, no nos permite disfrutar plenamente del cuidado de nuestro hijo desde un punto de visto físico y también emocional. Solo hay que leer los testimonios de las mujeres que están viviéndolo para conocerlo de primera mano: Testimonios de problemas con la episotomía

Estas son algunas de las secuelas que implica una episotomía tras el parto: 
  • Infecciones y separación de la episiotomía (muy frecuentes), 
  • Edemas, hematomas.
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) transitoria o permanente, 
  • Alergia al hilo empleado para la sutura o los productos utilizados, bridas, 
  • Abscesos subyacentes que son detectados a posteriori.
  • Inflamación de las glándulas de Bartolino.
  • Retractación muscular o nerviosa.
  • Tejidos que cicatrizan soldándose.
  • Sutura mal realizada(por ejemplo, de manera que sale una porción de mucosa de la herida), 
  • Incontinencia: Urinaria parcial o total (sección de un nervio), incontinencia fecal parcial o total, transitoria o permanente.
  • Nódulos, granulomas inflamatorios, fístulas ano-vaginales, agravación de hemorroides, trombos perineo-vulvares, neurinomas.
  • La cicatriz de la episiotomía también puede presentar una endometriosis o una metástasis de un cáncer de cuello de útero preexistente. 
  • Puntos demasiado apretados, o los llamados “puntos del marido” cuyo objeto es devolver una especie de semivirginidad a la mujer, que están lejos de ser un mito, en vista de los testimonios que hemos recibido, y que en ocasiones hacen que las relaciones sexuales sean insoportablemente dolorosas.
  • Todos los riesgos que conlleva cualquier intervención quirúrgica: rotura de una aguja, olvido de una compresa, refección mal realizada (asimetría vulvar) por el mal posicionamiento de los bordes de la herida...
Prevención: Cómo evitar una episotomía.

Una de las técnicas más utilizadas en fisioterapia para la preparación del periné para el parto, es el masaje perineal: A través de esta técnica, que puede hacerse sola o con ayuda de la pareja, provocamos que disminuya ya resistencia muscular, haciendo la zona más flexible, permitiendo así que el canal de parto pueda abrirse a la salida del  bebé, evitando desgarros y episotomías.

Procura que el hospital que elijas, contemple un protocolo de parto en el que no se realice la episotomía de forma rutinaria.

Cicatrización y rehabilitación posterior

Para favorecer la cicatrización de la episotomía debemos mantener la zona limpia y aireada, utilizando compresas que favorezcan la transpiración. La ropa ha de ser de tejidos de algodón y preferiblemente no ajustada. 
La limpieza a de ser con jabón neutro o agua y sal gorda, siempre de alante hacia atrás, para no arrastar gérmenes de las heces hacia la vagina.
Llevar una alimentación adecuada, alta en fibra, nos ayudará a evitar el estreñimiento, que provoca la tirantez de la zona.
Para trabajar la cicatriz ya curada, el masaje perineal es muy efectivo, ya que nos ayuda a recuperar la elasticidad de los tejidos, junto a otros tratamientos como la electroestimulación. La terapia manual puede ser muy dolorosa y es por ello que tratamientos como la radiofrecuencia nos va a aydar a ablandar los tejidos de esta zona de forma completamente indolora. 
El MaterNatal disponemos de todos estos tratamientos, aplicados por profesionales sanitarios especializados en el suelo pélvico.




Masaje perineal

El masaje perineal es un técnica que se realiza en el embarazo para estatificar los tejidos del periné y evitar así desgarros o posibles epi...